La quirosana Rosa Manzano inaugura “Pintando acuarelas” en Gijón

La acuarelista quirosana afincada en Oviedo Rosa Manzano inaugura mañana, viernes, 13 de julio, a las 19.30 horas, la muestra “Pintando acuarelas”, una breve mirada al mundo que habita la autora. Se podrá visitar en la Fundación Alvargonzález de Gijón del 13 al 27 de julio.
Para Manzano pintar con acuarela es sinónimo de emoción, de circular por caminos e interactuar con el medio. La técnica de la acuarela en palabras de la artista: “diluye horizontes, acerca montañas, sorprendiendo con manchas increíbles no anticipadas”.
Rosa nace en San Salvador (Quirós), hija de Mercedes de Villaxime y de Julio de Pasolrío. Hermana del reconocido escultor Adolfo Manzano, participa habitualmente en certámenes de pintura al aire libre. Comenta como idea que ligar un lugar a uno de estos certámenes atrae a mucha gente. “Tener un certamen es muy atractivo y da visibilidad a un sitio”. Forma parte de Acuarelastur, Agrupación Acuarelistas de Asturias, asociación que agrupa a más de cincuenta miembros. El verano pasado sus acuarelas vistieron la sala temporal del Museo Etnográfico de Quirós en lo que fue su primera exposición en solitario titulada “Nel color de la niebla encuentro abelugo” en la que una espectacular acuarela azul del Teixo de Bermiego fue la estrella. Exposición que fue fantásticamente acogida por público y crítica.
Rosa Manzano acaba de ganar el concurso de pintura al aire libre organizado por la Asociación Cultural Serondaya con la obra titulada “Camín de la Piñera” que en su primera edición, organizado por la Asociación Cultural Serondaya, ha reunido a 26 artistas, algunos muy conocidos en el panorama cultural de la región junto a otros aficionados a la pintura de diferentes localidades asturianas. Cada autor recorrió la localidad buscando el rincón o espacio que le resultó más atractivo para plasmarlo en su lienzo. Este tipo de concurso que se celebra de forma similar en otras localidades como en Bueño supone un auténtico espectáculo para los vecinos que pueden pasearse entre los artistas para ser testigos de cómo las obras toman vida.

Fuente: La voz del Trubia

Rosa